Santuarios

Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria

El Santuario de Nuestra Señora de La Candelaria está ubicado en la villa Manuel Antonio Matta, en lo que antes era el pueblo de San Fernando.

Sus orígenes se remontan al año 1800, cuando era sacerdote de Copiapó el padre Domingo Carmona. Este año comienza la construcción de una capilla con el nombre de Nuestra Señora de La Candelaria. El cura deja allí la imagen encontrada por Mariano Caro Inca.

Desde que la imagen fue encontrada, día a día ha ido creciendo la devoción de los mineros y las familias atacameñas, pasando a ser el centro religioso de un pueblo que todos los años, el domingo siguiente a la fiesta litúrgica del 2 de febrero, se reúne con piedad y sentido de fiesta.


Historia del hallazgo de la imagen de La Candelaria

La historia nace en el verano de 1780. Unos arrieros regresan de la cordillera cuando el mal tiempo los obliga a refugiarse en unos peñascales, a orilla del salar de Maricunga. En este sitio, Mariano Caro Inca, vecino del pueblo de San Fernando, realiza un hallazgo maravilloso: una piedra plana, grabada, de unos 14 centímetros de alto, con la imagen de la Virgen, llevando en brazos al Niño Jesús.

Mariano toma la imagen entre sus manos y llama a sus compañeros para mostrársela. Luego la guarda en la alforja de su mulo. Dice la tradición que Mariano llega de vuelta a su casa, a la hijuela que tiene en el pueblo de San Fernando, el 2 de febrero, día consagrado a la Purificación de la Virge, cuando la Iglesia celebra la Presentación del Niño Jesús en el templo. Mientras él arregla una ltar para venerar la pequeña imagen con el nombre de Nuestra Señora de La Candelaria, los arrieros que han viajado con él divulgan la noticia del encuentro.

Año tras año, Mariano Caro celebra novenas en honor de la Virgen, y a su muerte, su esposa, Josefa Guzmán, continúa la devoción y levanta un pequeño oratorio.