Acentuaciones Pastorales de la Iglesia Peregrina en Atacama 2018

INTRODUCCIÓN

“En verdad Tú eres el Hijo de Dios”; toda la pastoral busca ayudar a la persona a ese encuentro y confesión con Jesucristo. No afiebrarse con actividades ni multiplicar las palabras y alargar los parlamentos; las precisas, pero cargadas de enseñanza. Lo repite y lo hace el Papa Francisco. Suyas son estas expresiones que nos dirigió a los obispos, y que tomo como marco para nuestras Acentuaciones Pastorales 2018: “la conciencia de ser pueblo, ser Pueblo de Dios”. “Este sentir postmoderno se puede colar en nosotros y en nuestro clero; entonces empezamos a creer que no pertenecemos a nadie, nos olvidamos de que somos parte del santo Pueblo fiel de Dios y que la Iglesia no es ni será nunca de una élite de consagrados, sacerdotes u obispos. No podemos sostener nuestra vida, nuestra vocación o ministerio sin esta conciencia de ser Pueblo”. “La falta de conciencia de que la misión es de toda la Iglesia y no del cura o del obispo limita el horizonte, y lo que es peor, coarta las iniciativas que el Espíritu puede estar impulsando en medio nuestro. Digámoslo claro, los laicos no son nuestros peones, ni nuestros empleados. No tienen que repetir como “loros” lo que les decimos”. “Y aquí, pedir al Espíritu Santo el don de soñar, por favor no dejen de soñar, soñar y trabajar por una opción misionera y profética que sea capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda la estructura eclesial se conviertan en un cauce adecuado para la evangelización de Chile más que para una autopreservación eclesiástica. No le tengamos miedo a despojarnos de lo que nos aparte del mandato misionero”.

Con este marco que nos llevará a repasar y enriquecernos con las enseñanzas del Papa, y a mirar a la Eucaristía sintonizando con el Congreso Eucarístico de la Iglesia de Chile (debemos organizarlo en la Diócesis) y con el Sínodo de los Jóvenes el llamado es claro y concreto:

  1. Necesitamos la oración y los aportes de todos para trabajar en la pastoral vocacional.
  2. Sinodalidad, corresponsabilidad, organicidad: una pastoral diocesana requiere la colaboración de todos. El más capacitado agente pastoral no sirve si quiere andar a su programa y ritmo. Y ninguno crea que su aporte es irrelevante. Somos el santo pueblo fiel de Dios, somos la Iglesia.
  3. Cada grupo debe pertenecer a un Área (Agentes Evangelizadores, Eclesial, de Comunicaciones, Social, de Educación). Cada área debe tener dos cabezas: junto al responsable principal un segundo responsable, y asimismo cada grupo debe tener dos responsables. Conviene revisar la vigencia de esos nombramientos, que permite renovarse y enriquecerse tanto a la persona como al grupo mismo. 
  4. Cada grupo debe proponer para el año instancias de formación, instancias de oración, instancias de acción concreta. Puede el grupo organizarla para sí o bien indicar en qué fecha y con qué otro grupo va a vivir esa instancia. Eso implica que lo que uno organiza debe estar en conocimiento de todos y abierto a la participación de todos. 

Nuestros ideales son grandes y nuestra tarea hermosa; los colocamos bajo la protección de Nuestra Señora de La Candelaria, que nos muestre a Jesús, a quien confesamos: “En verdad Tú eres el Hijo de Dios”.

+Celestino Aós B., Obispo de Copiapó


Descargar PDF Acentuaciones Pastorales 2018



             Descargar PDF Planificación 2018