online
Destacados

Programación Fiesta de la candelaria 2015

 

 

 

 


 

 

En Copiapó, oración por los enfermos marcó 7º jornada de la novena en la Fiesta de La Candelaria

 

Santuario congregó a cientos de fieles

El P. Rodrigo Herrera presidió la celebración eucarística de la tarde, luego de la Bendición de los enfermos. Como capellán de la cárcel, el sacerdote se manifestó preocupado por todas las situaciones de dolor, mencionado de manera especial la realidad carcelaria. “El sueño de Dios es que haya un mundo sin cárceles -dijo-, y nosotros tenemos que trabajar para eso, si existen cárceles es el síntoma de que la sociedad está enferma y todos tenemos una responsabilidad".

El P. Rodrigo invitó a rezar "no sólo por nuestros enfermos sino por todos y todas, y por todas las situaciones de dolor. Nosotros como cristianos debemos prolongar la presencia de Jesús que es salud, vida,. plenitud, y salir al encuentro de aquellos que no son queridos, porque Dios ama sin limitaciones".

Catequesis del Obispo en el día de oración por los enfermos

“La muerte no es el final del camino, -dijo el Obispo en su catequesis- sino que entramos a formar parte del cortejo de los que reinan con Cristo en la gloria, lo que llamamos vida eterna”. Llamó a respetar a los que sufren y a ser los primeros en ayudarlos. “Me duele y me escandaliza encontrar ancianos o ancianas que tiene varios hijos y que están abandonados. Cuando se ama de verdad uno encuentra el camino para hacerse presente, y ayudar”. Se preguntó cuántas horas, cuantos religiosos cuidan de los enfermos, de los ancianos, de los incurables. “¿Quién está cuidando a los más pobres de Chile? – exclamó-, la Iglesia, y lo hacemos porque miramos la cruz de Cristo”. “En la cruz se pasan tres horas, en la tumba se pasan tres días, pero la gloria será eterna” concluyó.

 

Hermosa celebración con los niños en el Santuario de La Candelaria de Copiapó

 

Miles de personas se congregaron en el Santuario para el encuentro de Virgen Candelaria con los niños.

"Cada uno de nosotros somos un regalo del cielo". Así comenzó sus palabras Monseñor Celestino Aós, luego del evangelio, en la Bendición de los niños en la Fiesta de La Candelaria de Copiapó.

Hablando a los niños presentes en el patio del Santuario, el Obispo dijo que "la Virgen se comprometió a cuidar, enseñar y querer mucho al niño Jesús, y nuestros papás cuando dan gracias a Dios porque nos han tenido, también tienen que comprometerse para a cuidar, querer y educar a sus hijos".

"Mi papá se llamaba José y mi mamá Felisa, tenía hermanos mayores -contó el Obispo-, y aprendí a rezar con mis papás, mis abuelos y con mis hermanos mayores porque es la familia la que nos enseña, nos educa, igual como la Virgen y san José enseñaron a Jesús a rezar y a comportarse". Reiteró que "toda vida es sagrada, santa desde su concepción hasta el final natural", e invitó a los padres, abuelos, abuelas, "a comprometerse a que nuestros niños tengan una buena educación, que no es sólo conocimientos sino valores y virtudes, por eso aquí a los pies de la Virgen van a hacer el compromiso de educar en la fe a sus hijos, tienen que enseñarles a rezar, decirle quién es la Virgen, por qué celebramos esta fiesta" y agregó que "tienen que pedir que en la escuela respeten los valores y la religión de su hijo, tiene el derecho a que en el colegio se le enseñe la educación cristiana".

"No podemos dejar de pensar en tantos niños que en Chile sufren, están enfermos en los hospitales, accidentados, niños que no son queridos ni respetados, que son abusados, por todos ellos elevamos nuestra oración y renovamos nuestro compromiso para que en ningún lugar de nuestra región ni de Chile se vulneren los derechos de los niños, o que se les deje sin cariño, ternura y protección".

En el momento de la oración, se rezó por los gobernantes, por los niños y niñas desprotegidos, por las familias y por la vocaciones.

La celebración estuvo animada por la banda musical Cristo Joven y las dinámicas y bailes a cargo de la Pastoral juvenil del Santuario.

Al final de la liturgia, la Seremi de Bienes Nacionales, Marcela Cepeda, entregó al Obispo un trabajo realizado por este Ministerio sobre Rutas patrimoniales, denominado "Fiestas tradicionales y populares del norte", donde se abarca el tema de los bailes religiosos.

2 17 19

 

 

 

 

Padre Rodrigo Herrera, en la fiesta de La Candelaria de Copiapó: “La parroquia es un espacio de encuentro con la persona de Jesús”

El sacerdote, quien es párroco en la Catedral, presidió la misa de la tarde en el Santuario de Nuestra Señora de La Candelaria.
Más temprano, el Obispo diocesano predicó sobre la importancia de la vida parroquial y familiar.

“La parroquia es comunidad de comunidades –dijo el P. Rodrigo Herrera, en la celebración de la misa vespertina, en el segundo día de novena de la fiesta de La Candelaria-, en ella vivimos la fe, participamos de la vida sacramental, aprendemos a conocer, amar y seguir a Jesús, seguirlo con nuestros padres, familias y amigos que hacemos en este camino. Que sea un espacio de encuentro con la persona de Jesús”, señaló.

El Padre Rodrigo también dijo que “la comunidad manifiesta la presencia del Señor Resucitado, se hace presente cuando compartimos la palabra de Dios .por eso, rezamos por nuestra comunidad, valorar y vivir la eucaristía, y “que nos apasionemos por Su palabra y la construcción de Reino”.

“Apaguemos los teléfonos”

Más temprano en el Santuario se vivió la segunda jornada de novena, con el rezo del rosario y la catequesis de Mons. Celestino Aós. Don Celestino comenzó hablando del matrimonio. Dijo a los esposos que “el compromiso no lo hicieron sólo ustedes, porque dijeron a Jesucristo ‘queremos que nos acompañes siempre’, porque los días pasan y hay momentos de alegría y de tormentas”. Señaló que en los momentos difíciles “nunca debemos olvidarnos de rezar, de ir a Jesús, ‘¿no te importa que nos estemos hundiendo?’.

El Obispo invitó a “apagar los teléfonos y escuchar al otro, porque el lugar privilegiado para que nos escuchen es el hogar, la familia, pero si no estamos, o estamos mirando la tele o el celular no vamos a escuchar nada”. “Tenemos que compartir en familia los logros y éxitos, saber los deseos y las ilusiones, estar juntos en los fracasos y caídas, estamos para animarnos y perdonarnos”. 

En el día dedicado a las parroquias, don Celestino dijo que “la parroquia es como la familia de los cristianos, en una parroquia hay vida, luz, el Papa nos insiste en el que Iglesia no es negocio o una ONG, la parroquia es para llevarles a todos a Cristo”. “La parroquia es el lugar donde se va viviendo la vida cristiana, debemos ser nos los que inviten a los demás para que lleguen los niños, los jóvenes, vengan los ancianos, los matrimonios”. Invitó a preguntarse cuál es el amor que llevamos a los demás. “¿es desinteresado, colaborador como el de la Virgen? ¿Nos tratamos como hermanos? Recemos por nuestro párroco, diáconos, catequistas, ministros extraordinarios, visitadores de enfermos, comprometámonos a escuchar a Dios a través de los hermanos de nuestra parroquia”.


 

 

 

Comenzó la Fiesta de Nuestra Señora de La Candelaria en Copiapó

•• Primer día de la fiesta de La Candelaria estuvo dedicado a rezar por los bailes religiosos.

“María es modelo, ejemplo y ayuda”, dijo el Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós, en la celebración eucarística en el primer día de la fiesta de La Candelaria.

Ante una asamblea reunida en el patio frente al altar de piedra del Santuario mariano, el Obispo celebró la misa junto al rector del Santuario, P. Francisco Javier Medina, en el día en que se reza especialmente por los bailes religiosos.

“Quien baila reza con los pies”
“María es la madre de Dios y porque él lo quiso, porque Jesús nos la dio en la cruz, María es nuestra madre; y nosotros llevamos con orgullo ese título, somos hijos de María” agregó el Pastor. “Ella es modelo de fe, porque ha creído en ese Dios que la vio pequeña y la invitó a dar su consentimiento para la encarnación”. Habló de las “preocupaciones cotidianas”, de “esa existencia normal” de María, que vivió “en intimidad con Dios, por eso es modelo, ejemplo y ayuda para nosotros los cristianos, para poner en práctica la voluntad de Dios”. Dirigiéndose especialmente a los bailes religiosos presentes, les dio que ellos eran “promeseros siempre, no sólo cuando llevan sus trajes y bailan a los pies de la Virgen, porque quien baila reza con los pies, con el cuerpo, eso los compromete a llevan una vida digna en todo momento”.

En el ofertorio, integrantes de bailes presentaron el pan y el vino, y una barca, que representa a la Iglesia y el trabajo pastoral del año 2014.

Después de la misa se realizó el traslado del Cristo, que es una breve procesión por el patio del Santuario, con cuatro estaciones en la que se reza por los niños, los jóvenes, las mujeres y los hombres.

Primer día de novena.
“María es la Virgen Madre de nuestro Señor, la gran creyente, nuestra Madre”. Así lo dijo Mons. Celestino Aós en su primer día de novena.

El Obispo se dirigió a los bailes diciendo que “ustedes han tenido una experiencia de transfiguración y de luz, como la de Jesús y sus apóstoles en el Tabor”, agregando que “de pronto fueron capaces de mirarse hacia adentro y verse llenos de bondad, ¿cómo podrían, si no, venir a bailar ante la Virgen Inmaculada y ante Dios?”.

En el Santuario se celebran misas a las 6, 7, 8, y 9 de la mañana y a las 19 horas comienza la novena, con el rezo del rosario y la catequesis del Obispo. El viernes 30 será el día dedicado a orar por las parroquias, y el sábado 31, el día de los Migrantes.



 

Diocesis de Copiapó 2015.-